Volver

  • Noticia destacada

Extremadura Nacional Dic 21, 2017

Posición de ANPE ante las modificación del RD 276/2007 de acceso e ingreso a la función pública docente


Desde ANPE siempre hemos defendido un equilibrio necesario entre la nota  de oposición y la experiencia que sirva para valorar como merece el trabajo de los interinos, pero que no vede el acceso a los aspirantes que obtengan una alta calificación en la fase de oposición.

Cuando las pruebas actuales se diseñaron como sistema de acceso, se pensó que había que valorar los dos grandes aspectos que se entendían fundamentales para desempeñar con ciertas garantías la profesión docente y se destinó cada una de las pruebas para tal fin:

1ª Prueba para valorar los conocimientos específicos de la especialidad a la que se opta: con dos partes, una parte  teórica (parte B) relativa al temario de la especialidad, y otra práctica (parte A) (que este año es fundamental en muchas especialidades de las que se convocan de los cuerpos de Enseñanzas Medias) relacionada con la especialidad y que, en determinadas especialidades se podrá dividir en dos partes. Se hace media (aritmética o no dependiendo del peso que da a cada parte la Autonomía) y para realizarla hay que sacar un mínimo de 2,5 puntos sobre 10 en las dos partes y si la media es igual o superior a 5 se entiende que el aspirante tiene adquiridos los conocimientos mínimos específicos de la especialidad y pasa a la siguiente prueba.

2ª Prueba para valorar la aptitud pedagógica del aspirante y su dominio de las técnicas necesarias para el ejercicio docente: consiste en la exposición y defensa de una Programación didáctica elaborada por el aspirante y entregada al Tribunal, además de la exposición y defensa de una Unidad Didáctica de dicha Programación seleccionada por el aspirante de entre 3 elegidas al azar.

Si las pruebas no fueran eliminatorias nos podríamos encontrar con aspirantes con un 1 o un 2 en una de las pruebas  que saquen su plaza como funcionarios de carrera en una determinada especialidad sin tener, o los conocimientos de la especialidad suficientes para poder transmitirlos, o sin tener los conocimientos pedagógicos necesarios para poder impartir docencia.

CONCLUSIÓN FINAL:

ANPE siempre ha pedido que se cambie el sistema de acceso actual por uno que sea realmente objetivo y valore mejor los conocimientos necesarios para impartir docencia en una determinada especialidad.

Pero con la situación actual, por un lado, ahora no hay tiempo material para abordar un cambio en profundidad del sistema de acceso y, por otro lado, es conveniente esperar a que se desarrolle un nuevo sistema de acceso acompañando al pacto educativo que se está gestando en el Congreso. Mientras eso no ocurra no tiene sentido cambiar el sistema actual y, aunque se realice tal cambio, desde ANPE hemos pedido que en los próximos cinco años que duran los procesos actuales no se cambie el sistema de acceso actual para dar tranquilidad a los interinos y aspirantes. Por ello tampoco se deben cambiar los temarios.

Tampoco podemos olvidar que, aunque las pruebas sean subjetivas, tenemos un elemento que da garantías a la corrección de las pruebas que son los compañeros  miembros de los tribunales de oposiciones, con un conocimiento real y cercano de la especialidad que imparten.

Lo que sí que pedimos desde ANPE a todas las Administraciones educativas autonómicas, una vez que el RD de acceso no va a ser modificado en la línea que hemos defendido (no el que no haya que aprobar las pruebas sino que las pruebas sean objetivas), es que reduzcan el número de aspirantes por tribunal para que los miembros de los tribunales tengan el tiempo suficiente para poder corregir las pruebas con rigor y tranquilidad.

ANPE siempre ha defendido que los procesos selectivos de acceso a los cuerpos docentes se deben basar en pruebas objetivas exigentes que permitan seleccionar a los mejores para la docencia, lo que conllevará una dignificación de nuestra profesión de cara a la sociedad. 


#Acción sindical #Mesas de negociación

Volver